El agua alimenta el cuerpo y las palabras el intelecto / por Charly Borja

 

Interesante propuesta de la directora Lorena Székely en un formato de teatro poco explotado en la argentina el de ciencia-ficción y que tiene tanto terreno para recorrer.

La obra es original, contiene suspenso e invita a la reflexión porque la historia es inquietante, seres dominados por un ‘ser invisible’ a través de aparatos que se asemejan a reloj pulseras pero que en verdad los abducen mentalmente para extraerles su voluntad de ser libres, dentro de su lucha también ansían encontrar en su extraño laboratorio-árbol el fruto de sus investigaciones sobre la creación de agua y también atentos a la germinación de palabras que esa raza de seres perdió vaya a saber por qué cataclismo nefasto.

Las actuaciones de Cecilia Dellatorre, Jorge Lifschitz, Martin Papanicolau, Andrés Portaluppi y Mercedes Spangenberg, son convincentes, y mantienen en vilo al espectador a cada instante, hallamos un buen trabajo de su directora en ese tema.

Con el importante apoyo de los rubros técnicos como un atrayente vestuario, una iluminación y escenografía que crean climas fríos como el hábitat donde transcurre la escena “Sed” se vuelve atrapante para el espectador.

Recomendable, una pieza de ciencia-ficción bien contada. / por Charly Borja

 

::leer nota completa en DescongelandoMentes::

Leave a Reply